El herpes durante el embarazo

Actualizado: 17/01/2018

Si estás pensando en dar a luz, debes discutir con tu pareja las posibles implicaciones para tu bebé del herpes genital durante el embarazo.

Es bastante raro que las madres infectadas le transmitan el virus a su bebé, aún con parto vaginal normal, a no ser que estén con un brote activo de herpes genital en el momento del parto.

Asimismo, de acuerdo con la American Social Health Association, menos del 0,1% de los niños nacidos en los Estados Unidos contrae el virus durante el parto.

Aparentemente esto sucede porque las mujeres que contraen el herpes antes del embarazo crean anticuerpos que luego se los pasan al bebé, que lo protegen de contraer el virus.

¿Qué riesgos tiene el herpes durante el embarazo?

En verdad el riesgo es más grande cuando la futura mamá lo contrae durante el primero o el último trimestre del embarazo, como veremos más adelante.

En especial si esto ocurre en el último trimestre, su cuerpo ya no tendrá más tiempo de producir anticuerpos y pasárselos al bebé.

Pero atención, el herpes oral también puede ocasionar problemas, aunque es menos frecuente, como puedes verlo en este otro artículo.

Por ese motivo, es fundamental que tu médico sepa si estás infectada, para que pueda tomar la decisión correcta con antecedencia.

herpes durante el embarazo

Herpes genital y embarazo: riesgos y precauciones

¿En qué trimestre suele ser más peligroso el herpes genital para el bebé?

Hay dos situaciones graves en las que el bebé puede estar en riesgo de contraer herpes:

– Durante el primer trimestre de embarazo

Un brote inicial de herpes genital (el más severo) contraído en los 3 primeros meses de gestación puede resultar en un aborto involuntario.

En ciertas ocasiones el virus puede ser transmitido al bebé a través de la placenta. Si esto llegara a suceder, le podría ocasionar defectos de nacimiento.

Asimismo, es importante destacar que esto es bastante raro y puede ocurrir como resultado de otras infecciones virales.

– Durante el último trimestre

Un brote inicial severo también es muy riesgoso en esta última etapa del embarazo, ya que una gran cantidad de virus está presente.

En casos raros, el herpes neonatal puede ser fatal.

Si el herpes genital se contrae durante dicho trimestre, es una buena idea optar por un parto por cesárea en vez de uno natural, pero esta decisión sólo puede tomarla el obstetra.

Herpes genital y embarazo: ¿qué precauciones debes tener?

Si tú no estás infectada, pero tu pareja sí, debes tomar las siguientes precauciones durante el embarazo (de forma especial en el primer y último trimestre, los más peligrosos, como mencionamos en el apartado anterior):

  • Usa preservativos de látex para tener relaciones.
  • Evita recibir sexo oral si tu pareja tiene herpes en la zona de la boca.
  • Hazte una revisión médica regular.
  • Para reducir las recurrencias del mal, tu pareja debe tomar antivirales por vía oral.

Algunos consejos importantes si ya estás infectada

Si estás infectada, ve a continuación algunos consejos para reducir aún más el riesgo de transmitir el virus a tu bebé:

1. Asegúrate que tu médico sepa que tienes herpes genital, para que tome las debidas precauciones.

2. Corrobora antes del parto cualquier síntoma genital: ampollas, llagas, picazón, hormigueo o sensibilidad.

3. A principios del embarazo, discute con tu médico las opciones para controlar un brote de herpes activo en el momento del nacimiento de tu bebé, decidiendo si vas a tener un parto normal o una cesárea.

4. Solicítale a tu médico que no rompa manualmente la bolsa de agua a menos que sea necesario, pues la misma puede ayudar a prevenir infecciones por cualquier virus.

5. Pídele a tu médico que no use un monitor de cuero cabelludo fetal durante el parto, a menos que sea estrictamente necesario. Este instrumento hace perforaciones pequeñas en el cuero cabelludo del bebé, lo que puede permitir la entrada del virus en su organismo.

6. Luego del parto, vigila de cerca a tu bebé durante unas 4 semanas para ver si no le aparecen síntomas del herpes neonatal, tales como ampollas, fiebre, fatiga, irritabilidad o incluso falta de apetito sin otros motivos. 

¿Cómo reducir los brotes de herpes genital en el embarazo?

Para disminuir las posibilidades de brotes durante el embarazo, es recomendable que hagas algún tipo de tratamiento.

Muchas personas optan por tratamientos naturales que han demostrado disminuir la duración, frecuencia y severidad de los brotes de herpes.

Una alimentación saludable y equilibrada te ayudará a fortalecer tu sistema inmunitario, con lo que lograrás reducir significativamente la probabilidad de transmitir el herpes durante el embarazo a tu bebé.

La ingestión de un buen suplemento de vitaminas y minerales también te ayudará. Solicítale a tu médico que te recomiende uno que sea de buena calidad o pídelo en tu farmacia de confianza.

¿Cómo curar el herpes genital femenino?

Te recomiendo que veas los tips y la receta que proporciono en este otro artículo:

Bien, esto ha sido todo por hoy y espero que esta entrada sobre los riesgos del herpes durante el embarazo te sea de bastante utilidad.

Déjame tus preguntas o comentarios más abajo, los leeré y te responderé.

Si tienes herpes, te recomiendo que conozcas: 

El tratamiento natural que utilicé para curarme.

¿Te gustó este artículo? Ayúdame a divulgarlo, ¡gracias!
2 Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *