El herpes labial en el embarazo

Actualizado: 09/09/2017

La causa más común de infección por herpes en bebés recién nacidos es por el virus tipo 2 (genital), que se contagia durante el parto cuando la mamá tiene un brote activo.

Sin embargo, pese a que es bastante raro que ocurra, los bebés también pueden ser infectados durante el embarazo, en especial hasta la 5ª semana de gestación y si las defensas de la mujer están demasiado bajas.

Esto puede suceder cuando la mamá ha sido contagiada por uno de los dos tipos del virus del herpes simple (HSV1 o HSV2). La transmisión del herpes en el embarazo puede ser causada por ambos tipos.

Cabe destacar que alrededor del 90% de los adultos ha sido expuesto a algún tipo de cepa de dicho virus.

Las causas del “fuego labial” en el embarazo

herpes labial en el embarazo

Es muy común que una mujer embarazada tenga herpes labial, una condición conocida popularmente como “fuego labial” o incluso “calentura”.

En muchos casos el virus es aquirido en la infancia y puede permanecer latente en el cuerpo por mucho tiempo, hasta que se reactive en virtud de un episodio de baja de las defensas.

Como es normal que en el embarazo el sistema inmunitario de la mujer se debilite, aumenta su propensión a reactivar o incluso adquirir el virus del herpes en esta etapa.

Ese es un motivo más para tener una alimentación sana durante los 9 meses, ingiriendo el máximo posible de nutrientes y evitando la “comida basura”.

Riesgos del herpes labial en el embarazo

El herpes contraído por el bebé en el útero materno o también al nacer puede ocasionar:

enfermedades oculares, tales como la coriorretinitis (inflamación de la coroide y la retina);

daño cerebral;

lesiones cutáneas (úlceras y ampollas).

Los bebés que hayan sufrido daños cerebrales, luego de haber nacido pueden presentar varios síntomas, tales como:

  • tendencia al sangrado,
  • respiración rápida,
  • gruñidos,
  • períodos de apnea,
  • cianosis (aspecto azulado),
  • ictericia (aspecto amarillento),
  • hipotermia (temperatura corporal baja),
  • letargo
  • y convulsiones, entre otros.

En el futuro, estos niños pueden tener problemas de aprendizaje, incluso cuando hayan recibido un tratamiento adecuado.

Como ves, los fuegos labiales en el embarazo pueden ser peligrosos para tu bebé, pues se trata de una enfermedad muy contagiosa.

Cómo mejorar o curar el herpes labial estando embarazada

Para no perjudicar a tu bebé, es conveniente que no trates el fuego labial con fármacos en el embarazo (especialmente con antibióticos, como el aciclovir, por ejemplo).

Afortunadamente, hay algunas cosas que puedes hacer para aliviar un brote o acelerar su cura una vez que hayas notado los primeros síntomas.

A continuación, te proporciono una serie de tips y consejos que te ayudarán:

1- Hielo

Ponte una bolsa de hielo o frota un cubito sobre el brote de herpes labial.

Esto te ayudará a aliviar el dolor y el malestar.

Además, si haces esto durante 10 minutos cada hora cuando notes los primeros signos, te ayudará a evitar que el virus se extienda desde los nervios hacia la piel.

2- Vaselina

Ponte vaselina en la zona afectada y alrededor de la misma.

Esto te ayudará a evitar que la piel se agriete y se reseque.

3- Maicena

Haz una pasta gruesa mezclando almidón de maíz (maicena) con agua.

Aplícala sobre tu lesión de herpes labial y déjala que se seque.

Luego, enjuágate bien.

Esto te ayudará a acelerar la cura.

4- Té negro o verde

Remoja una bolsita de té negro o verde en agua hirviendo durante 5 minutos.

Aplícate la bolsita directamente sobre las lesiones durante algunos minutos.

Esto ayudará a formar una costra en las llagas, que desaparecerán en pocos días.

5- Salvia y jengibre

Pon tres hojitas de salvia en una taza de agua hirviendo y déjalas macerar.

Luego añádele una cucharadita de jengibre en polvo.

Toma varias tazas de esta infusión diariamente.

Esta receta te ayudará a acelerar la cura de las lesiones.

Bien, ha sido todo por hoy y espero que estas informaciones sobre cómo tratar el herpes labial en el embarazo te sean útiles.

Déjame tus comentarios o preguntas más abajo.

Si tienes herpes, te recomiendo que conozcas:

El tratamiento natural que utilicé para curarme.

¿Te gustó este artículo? Ayúdame a divulgarlo, ¡gracias!
8 Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *