Si te han aparecido heridas en tus órganos sexuales, es muy importante que sepas lo que es herpes genital, para que así puedas distinguirlo de otras ETS (enfermedades de transmisión sexual).

Qué es herpes genital

Ampollas en la fase activa

Del mismo modo como ocurre con buena parte de la población mundial, también puedes haberte contagiado con el virus que lo ocasiona: el HSV o virus del herpes simple.

¿Qué es herpes genital?

Esta es una enfermedad viral de transmisión sexual (ETS) que ataca a la piel o las membranas mucosas de la zona de los genitales (vulva, vagina, cuello uterino, pene y testículos), la ingle, el perineo, el ano, las nalgas y los muslos.

La infección ocasiona ampollas y posteriormente úlceras (llagas) en la zona afectada.

Puedes ver aquí cuáles son sus síntomas más frecuentes.

La mayor parte de las veces la enfermedad es causada por la transmisión del virus HSV-2 a través de las relaciones sexuales.

Vive la vida sin herpes

Sin embargo,  hay casos en que puede ser causado por el virus HSV-1  (responsable por el tipo oral), por medio del contacto de los labios de una persona infectada con los genitales de una persona sana.

¿Cómo se contagia, pega o transmite el herpes genital?

Hay varias formas de contagiarse. Por lo general la transmisión del virus ocurre cuando las llagas o lesiones están visibles.

Sin embargo, en algunas ocasiones el virus también puede propagarse sin que haya heridas visibles y sin que la persona infectada ni siquiera sepa que tiene el virus.

A propósito, aunque las lesiones ya se hayan cerrado, el contagio puede darse por contacto directo con la saliva o fluidos vaginales de una persona infectada, ya que el virus puede permanecer en los mismos por un cierto tiempo.

El herpes genital activo es más común en las mujeres que en los hombres. Sin embargo, la transmisión del virus del hombre a la mujer (incluso sin lesiones aparentes) sucede con mucho más frecuencia.

Veamos ahora un resumen de las formas de contagio:

  • a través del contacto directo con la herida de una persona infectada;
  • por relaciones sexuales con alguien infectado;
  • usando la misma ropa interior;
  • sentándose en el mismo inodoro que haya usado una persona infectada;
  • usando la misma toalla;
  • utilizando cualquier objeto que haya entrado en contacto con las lesiones de una persona infectada y que aún no haya sido debidamente lavado o desinfectado.
Cabe destacar que el contacto indirecto antes mencionado (por medio de ropas u objetos) debe ser muy reciente para que ocurra el contagio.

Es decir, dicho objeto debe haber entrado en contacto con las lesiones abiertas de una persona infectada muy recientemente, pues el virus (HSV1 o HSV2) no sobrevive mucho tiempo fuera del cuerpo humano.

Por último, otra de las formas como se puede contagiar es cuando una persona sana recibe sexo oral de alguien que tenga una infección en la boca.

En este caso la persona contagiada desarrollará una infección en sus órganos reproductores, pero causada por el virus responsable por el tipo oral de la enfermedad (HSV1).

– ¿Cómo ataca el virus del herpes?

El virus ataca a las células de la piel o las mucosas, produciendo ampollas e irritación de la zona. Los primeros síntomas suelen aparecer al cabo de 2 a 10 días luego de haber ocurrido la infección.

Un brote puede durar de 1 a 2 semanas, al cabo de las cuales las heridas desaparecerán sin dejar marcas.

Luego de terminado el brote, el virus se desplazará por un nervio hacia las raíces nerviosas, situadas en la espina dorsal.

Allí permanecerá inactivo durante un cierto tiempo (semanas, meses o incluso años) hasta su próxima manifestación (recidiva).

Cuando nos enfermamos y/o bajamos nuestras defensas, el virus se activa nuevamente y vuelven a presentarse los síntomas.

Los factores disparadores de una recidiva suelen ser: otra enfermedad (incluso un simple resfriado), el estrés, la depresión, el embarazo o cualquier otra situación que baje las defensas, tal como el período menstrual, por ejemplo.

La cantidad de veces que el virus se activa varía mucho según la persona. Mientras que algunos tienen brotes raras veces en toda su vida, otras personas los tienen hasta 6 veces o más en un mismo año.

Solución para el herpes

Cuidados y prevención

Si una mujer está embarazada y padece un brote, no deberá dar a luz de la forma tradicional si en el momento del parto tiene un brote activo.

En estos casos, es muy probable que el médico opte por hacer una cesárea.

La forma más eficaz de no contagiar a otras personas o ser contagiado(a) es usando protección (preservativo), pese a que este no es un método 100% seguro.

Cabe destacar que el preservativo evita la transmisión del virus del pene a la vagina y viceversa, pero si hay un brote en las zonas adyacentes la propagación ocurrirá de igual modo.

Con respecto a los tratamientos convencionales,  hay medicamentos (antivirales) que ayudan a controlar los síntomas y colaboran para que las heridas cicatricen más rápido .

No obstante, no producen resultados a largo plazo, es decir, no curan la enfermedad de forma definitiva.

Esto significa que los brotes pueden volver a presentarse cada cierto tiempo luego que las heridas hayan cerrado.

Preguntas frecuentes

A continuación puedes ver las respuestas a algunas de las preguntas que he recibido de los lectores con más frecuencia:

– ¿Es muy común el herpes genital?

Sí, esta es una de las enfermedades sexualmente transmisibles más frecuentes.

– ¿Qué relación hay entre el tipo oral y el genital?

El tipo oral, también conocido como bucal o labial, causado por el tipo 1 del virus, puede transmitirse de la boca a los órganos genitales durante una relación sexual oral.

Esta es la causa por la cual hay casos de infección en los genitales que son causados por el HSV-1.

– ¿De qué forma se transmite el herpes genital?

La forma de transmisión más común es mediante una relación sexual de tipo vaginal, anal u oral con alguien que esté infectado.

Sin embargo, hay otras formas de contagio no tan frecuentes.

– ¿Se puede tener relaciones tomando aciclovir?

Depende básicamente de si tienes un brote activo o no:

  • El de los genitales suele transmitirse cuando hay lesiones visibles (ampollas o llagas).
  • El tipo oral en ciertos casos se transmite incluso cuando las lesiones ya han cerrado, pero no es muy frecuente.

– ¿Cómo se puede reducir el riesgo de contraer herpes en los genitales?

La forma más común de prevención es con el uso de preservativos, pero lamentablemente no es 100% eficaz.

En verdad, la forma más efectiva de evitar ser contagiado es con una relación monógama a largo plazo con una pareja que no esté infectada.

De todos modos, si sabes que tu pareja está infectada, evita tener relaciones en los períodos en que el virus esté activo (cuando tenga un brote). Esta medida no es totalmente efectiva, pero te ayudará bastante a evitar el contagio.

– Mi pareja tiene una infección y yo no, ¿puede contagiarme?

Sí, por supuesto. Es recomendable que uses protección (preservativos) para tener relaciones.

– Me salieron ampollas en mi vagina, ¿mi esposo me contagió de herpes?

Es posible, pero primero deberás ir a un ginecólogo para que te examine y confirme si se trata de esta enfermedad.

Después, debes saber que el virus no se transmite sólo por las relaciones.

– ¿Esta enfermedad se contagia por el baño?

Si te refieres a usar el mismo inodoro de una persona infectada y que tenga un brote activo, el contagio es posible sólo si tú lo haces enseguida, ya que el virus puede sobrevivir fuera del cuerpo sólo por un corto periodo de tiempo.

– ¿El herpes se contagia por la ropa?

Depende. Si una persona infectada usó determinada prenda que entró en contacto con sus heridas y tú la usas enseguida, el contagio puede ocurrir, ya que el virus sobrevive (por muy poco tiempo) fuera del cuerpo humano.

– ¿Cómo puedo saber si tengo una infección en los genitales?

Muchísimas personas infectadas no tienen síntomas y en algunos casos los tienen de forma muy leve.

De esta manera, pueden confundir un brote de esta dolencia con otro problema de la piel.

Por lo tanto, la forma más segura de saber si tienes el virus es acudiendo al médico para que te examine.

– ¿De qué forma el médico sabrá si tengo el virus?

Si tienes síntomas muy evidentes, el médico puede hacerte el diagnóstico con la simple observación de las lesiones.

Pero si tiene alguna duda, te solicitará una prueba para confirmar el diagnóstico.

La prueba más común es un análisis de sangre para detectar anticuerpos contra el VHS.

Pero también se puede tomar una pequeña muestra de la lesión para solicitar la identificación del virus.

Además, hay pruebas más complejas y exactas que detectan la presencia del virus, tal como un examen de ADN denominado PCR (reacción en cadena de la polimerasa).

– ¿Qué pasa si me toco las llagas de los genitales?

Al tocarte las lesiones, el virus puede propagarse a otras zonas de tu cuerpo o a otras personas.

Lo mejor es que no te toques las heridas, pero si ya lo has hecho, debes lavarte inmediatamente las manos para evitar la propagación.

Otras recomendaciones

Si tienes lesiones activas, te recomiendo que te fijes en los tips de este artículo:

Bien, esto ha sido todo por hoy y espero que estas informaciones sobre lo que es herpes genital te hayan sido útiles.

Si desconfías que puedas haberte contagiado,  lo primero que debes hacer es ir urgente al médico para que te examine . De esa manera, podrás descartar otras posibles enfermedades transmitidas sexualmente.

Déjame tus comentarios o preguntas relacionadas más abajo, te responderé a la brevedad.

¿Te gustó este contenido? Ayúdame a divulgarlo:

Entradas Relacionadas