Es importantísimo que sepas cuáles son los síntomas del herpes genital para que, si desconfías que tienes la enfermedad, te hagas examinar inmediatamente por tu médico.

Síntomas del herpes genital

La enfermedad en el hombre y la mujer

Lamentablemente esta es una enfermedad que está plagada de mitos y desinformaciones.

Es increíble como esta dolencia ha avanzado en el mundo: alrededor de 1 de cada 5 personas la padecen en sus genitales, sin embargo, muchas de las mismas no presentan signos y no saben que tienen el virus.

Se anima a quienes ya saben que tienen la infección a que lo hablen con su respectiva pareja sexual, usen preservativos y tomen otras medidas preventivas para evitar la transmisión.

Cabe destacar que, aunque no es muy frecuente, en ciertos casos el virus también puede transmitirse durante los períodos de remisión de la infección, es decir, cuando no hay llagas o ampollas visibles.

Pero no hay motivos para que te avergüences si estás infectado(a). Lo que sí es fundamental que sepas es que, con un tratamiento regular, se pueden controlar las manifestaciones y prevenir los brotes.

¿Cuáles son los síntomas del herpes genital en el hombre y la mujer?

Los signos más característicos de este tipo de la enfermedad son ampollas, que al principio causan comezón en los órganos reproductores y sus zonas próximas.

La vagina, la vulva, el pene, las nalgas, los testículos, el ano e incluso la parte interna superior de los muslos son las zonas más afectadas por esta enfermedad.

Vive la vida sin herpes

No obstante, en algunos casos las lesiones también pueden ocurrir en la uretra y en el cuello uterino.

Luego  las ampollas se abren y dan lugar a llagas muy dolorosas .

Las lesiones tienden a desaparecer dentro de 10 días, salvo en el brote inicial, como veremos más adelante.

Asimismo, es importante destacar que  un individuo infectado puede demorar años para desarrollar los primeros signos .

Esto es así porque el HSV puede permanecer latente e inactivo en el tejido nervioso hasta que sea activado por algún factor desencadenante de la enfermedad.

En los pacientes sintomáticos, el cuadro clínico se divide en dos situaciones: infección primaria y recurrencia.

Veámoslo con detalles a continuación para que puedas saber cómo identificar una infección.

1. Infección primaria o primer brote de herpes genital (masculino y femenino)

La primera vez que las lesiones aparecen luego que el paciente se ha infectado, se llama infección primaria y es la más severa.

Se denomina brote a un episodio en que se presentan los síntomas de la enfermedad.

Los primeros signos en los genitales tienden a desarrollarse dentro de tres a veinte días luego de la relación responsable de la infección. Pero en algunos casos pueden tardar semanas, meses o incluso años, tal como lo veremos más adelante.

 El primer signo de un brote es el enrojecimiento y dolor en el área genital , a veces con una sensación de hormigueo.

Es en esta zona rojiza donde brotarán posteriormente las ampollas, que pueden ser individuales o a veces agrupadas.

Por lo general, estas ampollas aparecen y se rompen rápidamente, formando úlceras (llagas), que pueden variar en tamaño, número y gravedad.

En la infección primaria dichas lesiones suelen ser muy dolorosas. También puede haber comezón en la zona.

Este primer brote es el más demorado: puede durar de 2 a 4 semanas.

Solución para el herpes

– Los síntomas en el hombre y la mujer por separado

En las mujeres, las lesiones mencionadas pueden aparecer en la vulva, dentro de la vagina e incluso en el cuello uterino.

En los hombres, las ampollas y úlceras salen en el pene y también pueden extenderse al escroto.

En ambos, los signos también pueden manifestarse en el perineo, el ano y las zonas adyacentes (glúteos y muslos), pero también pueden afectar el tracto urinario.

– Otras manifestaciones de la infección primaria

Además de las lesiones típicas,  el paciente también puede experimentar síntomas similares a los de una gripe común, tales como fiebre baja, dolores musculares, dolor de cabeza, escalofríos y fatiga  .

Por otra parte, los ganglios linfáticos de la ingle se inflaman y suelen doler.

Si las úlceras están cerca de la salida de la uretra, también puede haber ardor y dolor intenso al orinar.

2. Recurrencias o recidivas de herpes genital

Después de la infección primaria, las lesiones desaparecen, permaneciendo en silencio durante un cierto tiempo.

Pero una característica de esta enfermedad es que el virus permanece en el cuerpo y puede volver a manifestarse algún tiempo después.

Estos nuevos episodios son conocidos como rebrotes, recidivas o recurrencias y son mucho más cortos y menos dolorosos que el brote inicial.

El 90% de los pacientes presenta la primera recurrencia en un intervalo de hasta 18 meses luego de la infección primaria.

En la mayoría de los pacientes la infección reaparece sólo de vez en cuando, por lo general sólo 3 o 4 veces al año. Pero en algunos casos eso ocurre mucho más seguido (algunos pacientes pueden tener más de 10 recurrencias anuales).

Esto depende mucho del sistema inmunitario de cada uno. Cuanto más deficientes sean las defensas, más brotes la persona tendrá.

Los pacientes que suelen tener recurrencias más frecuentes son aquéllos que tuvieron una infección primaria prolongada, con lesiones iniciales que duraron más de 1 mes.

Algunas horas o incluso días antes de que las lesiones reaparezcan, la persona puede experimentar algunos signos de advertencia, tales como picazón en los grandes labios vaginales, entumecimiento en el pene o cosquilleo en la zona genital.

Por ese motivo, muchos pacientes logran identificar cuando una recurrencia está en marcha.

 Las lesiones recurrentes tienden a ser menos dolorosas que las iniciales y duran alrededor de 10 días .

Las manifestaciones más comunes de una recurrencia de este tipo de herpes son:  hormigueo, comezón o incluso un cierto ardor en los órganos reproductores o adyacencias , pero no tan fuertes como en el brote inicial.

No es común que se tenga otros signos, tales como malestar general, fiebre, dolor de cabeza, sensación de fatiga o dolor muscular.

Resumen de los principales síntomas

Veamos a continuación las manifestaciones más comunes:

  • pequeñas heridas agrupadas de bordes redondeados, de color rojizo, con líquido claro o transparente en su interior; 
  • picazón inicial en las lesiones;
  • ardor luego que revientan y se transforman en llagas;
  • dolor en toda la zona afectada;

Pero también pueden manifestarse:

  • bultos en la ingle, especialmente en el primer brote, debido a la inflamación de los ganglios;
  • ardor al orinar si la orina toca las llagas;
  • dificultad para orinar cuando afecta a la uretra, debido a la inflamación que produce;
  • malestar general, fiebre y pérdida del apetito cuando es el primer brote.

Casos asintomáticos de herpes en los genitales

 Muchísimos pacientes que están infectados con el VHS tipo 2 no desarrollan la enfermedad .

Dichas personas permanecen asintomáticas y sin conocimiento de la transmisión por mucho tiempo (a veces por toda la vida).

Las estadísticas muestran que hasta el 80% de los pacientes infectados se encuentran en estas condiciones.

Además, en algunos casos el paciente puede no desarrollar los síntomas de la infección primaria inmediatamente después del contagio.

Es más, las lesiones pueden presentarse sólo años más tarde, luego de algún evento que reduzca su inmunidad.

En dichos casos, pese a que es la primera aparición de las heridas, la enfermedad se comporta más como una recurrencia en lugar de como una infección primaria, siendo el brote más corto y menos doloroso.

Además, en estas personas no son comunes otros efectos, tales como fiebre y malestar general, que por lo general suelen presentarse en el brote inicial.

– Consideraciones importantes

El gran problema es que, al igual que en la primera aparición de las heridas, el paciente tiende a pensar que fue contagiado recientemente.

Esta característica de la enfermedad a menudo causa problemas en parejas con una relación estable de años. Es un motivo más para estar bien informado(a).

En estas situaciones,  es muy difícil establecer con precisión cuándo el paciente fue infectado y quién lo infectó , por eso es recomendable actuar con mucha cautela.

Para finalizar, quiero destacar que es de fundamental importancia que reconozcas estos signos tan pronto como te sea posible para que empieces un tratamiento adecuado.

También es importante que sepas que es posible aliviar los síntomas de esta enfermedad con tratamientos naturales (fíjate aquí), sin los efectos secundarios desagradables de las caras recetas de siempre (antivirales).

Preguntas Frecuentes

– Tengo un sarpullido en el pene, ¿puede ser herpes?

Es posible, pero también pueden ser otras enfermedades de transmisión sexual. Por eso es necesario que te examine un médico para confirmar el diagnóstico.

– Me salieron unas ampollas y llaguitas en la vulva, ¿es herpes?

Sí, puede serlo. Es recomendable que vayas al ginecólogo para que te examine.

– Siento molestias en los testículos, como un hormigueo. ¿Podría ser una infección?

Sí, ese suele ser el primer síntoma de la enfermedad en los testículos.

– ¿El herpes produce ardor al orinar?

Sí, cuando la orina toca las llagas o cuando el virus ha penetrado en la uretra (infección uretral), suele sentirse ardor.

– ¿Cómo saber si tengo esta enfermedad en mis genitales?

Debes acudir al médico para que te examine, pues algunas manifestaciones pueden ser fácilmente confundidos con los de otras enfermedades.

Más información relevante

Para conocer los factores responsables por la transmisión de esta enfermedad, te recomiendo que veas este artículo:

Bien, ha sido todo por hoy. Espero que estas informaciones acerca de los síntomas del herpes genital te sean bastante útiles.

Déjame tus comentarios o preguntas relacionadas más abajo, te responderé a la brevedad.

¿Te gustó este contenido? Ayúdame a divulgarlo:

Entradas Relacionadas