A los 27 años descubrí que tenía herpes oral. Durante más de 9 años tuve que usar pomadas antivirales y cicatrizantes cada vez que tenía un nuevo brote. Luego de tantos años, ¡estoy sano nuevamente!

Quiero contarte como tú también puedes librarte del herpes, aunque lo tengas hace mucho tiempo.

Para tí que eres paciente de herpes, que probablemente estás pasando por un mal momento de tu vida y crees que nunca volverás a ser como antes, lo que quiero contarte te ayudará a salir de esa situación.

Ten la seguridad que dejarás de sentirte mal contigo mismo(a) y comenzarás a disfrutar la vida nuevamente.

Milton

Dame unos minutos para explicarte como logré superar esta enfermedad de forma natural.

Antes de empezar, permíteme que te diga quien soy yo. Me llamo Milton Sena, nací y me crié en una pequeña ciudad del interior de Argentina.

En la actualidad vivo en una ciudad más grande de mi país, donde trabajo como delineante proyectista.

Cómo descubrí que tenía herpes

Cuando tenía 27 años unos amigos me presentaron a una chica que me encantó desde el primer momento.

Por las conversaciones que teníamos pude darme cuenta que yo también le gustaba, entonces, como ambos estábamos solos en aquel entonces, empezamos a salir.

Una semana después de aquella primera vez, empecé a sentir una cierta irritación en los labios.

La verdad es que no le di mucha importancia, pensé que fuera una alergia o quizás algún insecto que hubiera pasado por mis labios mientras dormía.

Sin embargo, los días fueron pasando y aquello fue empeorando… hasta que se formaron unas ampollas que me picaban mucho y ahí sí empecé a preocuparme.

A los pocos días, las ampollitas se reventaron y se formaron llagas muy dolorosas.

Un compañero de trabajo me recomendó que fuera al médico, porque ya había visto herpes y le parecía que podría serlo.

Yo ya había oído hablar de la enfermedad, pero no sabía bien lo que era. Busqué información en internet y la verdad es que me asusté.

Así es que decidí ir al médico.
“Estás con herpes tipo I”, me dijo el médico después de verme.

Yo todo incrédulo le pregunté si no era necesario hacerme alguna prueba.

Me respondió medio molesto:

Si lo querés puedo solicitarla, pero va a ser una pérdida de tiempo, porque por mi experiencia eso es herpes oral.

Decidí creerle, ¿quien era yo para dudarlo, un simple mortal?

Se me cayó el mundo… nunca había tenido nada parecido.

Me mandó una pomada para que me pasara en las lesiones y que en una semana como máximo ya estaría bien.

¿Sólo eso y ya estaré curado?”, le pregunté.

Ni siquiera me miró a los ojos cuando me respondió:
“Milton, el herpes no tiene cura y cada poco tiempo tendrás nuevos brotes. Es un virus y debes aprender a vivir con él. Tendrás que pasarte la pomada cada vez que tengas síntomas.”

¿Qué? No podía creerlo. Vivir con pomaditas para siempre…

¿Ah y la chica…? Bueno, después te cuento.

Mientras tanto, había comenzado a usar la pomada y lo que el médico me había dicho sucedió: en pocos días mis llagas se cicatrizaron y todo volvió a lo normal.

Pero… unos 20 días después, empecé a sentir la maldita comezón, en el mismo lugar. Todo de nuevo…

Cada poco tiempo mis labios se llenaban de ampollas y me daba una vergüenza enorme, porque todos me miraban. Era como si todos fueran especialistas en herpes y que sólo yo hasta aquel momento no supiera nada del tema.

herpes labial

Lesiones cicatrizadas de herpes labial

¿Cómo puedo curar el herpes para siempre?

Cada vez que tenía un brote me hacía esa pregunta, supongo que si tienes herpes ya te la habrás hecho varias veces.

Por supuesto que fui a otros médicos, pero lamentablemente la respuesta que todos me daban era que ¡el herpes no tiene cura!

Me resigné a hacer siempre el tratamiento… usé varias pomadas y geles por muchos años.

La verdad es que no me hacía ninguna gracia tener que gastar en medicamentos cada poco tiempo, pero lo que más me molestaba era ver esas heridas horribles en mi boca.

Cómo conocí a Fernando Castro

Asimismo, no me di por vencido y seguí buscando informaciones sobre la enfermedad.

No podía aceptar que en pleno siglo XXI alguien no hubiera encontrado la cura para una enfermedad tan conocida.

Pero mis (malas) experiencias de años me habían dejado muy desconfiado de todo lo que veía en internet.

Parecía como si algunos hubieran descubierto un “milagro” para curar la enfermedad. No era eso lo que yo quería, buscaba algo serio, con base científica.

Hasta que un día leí algo que me llamó la atención:
Las millonarias compañías farmacéuticas hacen fortuna vendiendo medicamentos para enfermedades consideradas “incurables”. No tienen ningún interés en que los pacientes se curen, sólo quieren clientes fieles.

Aquello me sacudió la cabeza: por supuesto, ¿quién tendría interés en encontrar la cura para una enfermedad que deja millones de dólares al año?

Pero al mismo tiempo aquello me preocupó:  si la medicina convencional no tenía la solución, ¿qué otra opción habría? 

Seguí leyendo. En ese mismo artículo decía que la medicina oriental tenía la solución para problemas que la medicina convencional aun estaba lejos de resolver.

¡Encontré un nuevo camino para mi búsqueda: la medicina natural!

Fue así que un día, navegando en internet, conocí la historia de Fernando Castro, un herborista e investigador de la salud que había pasado por una situación parecida a la mía, pero con herpes genital.

Para serte sincero, mi cabeza estaba un poco cerrada para creer lo que él decía.

Creo que me identifiqué con su historia

Decepcionado con los remedios de la industria farmacéutica, él había desarrollado un tratamiento natural con los conocimientos de la medicina china. Lo aplicó en sí mismo y en su novia con muy buenos resultados.

Así es que decidí probarlo y si no viera ninguna mejoría le pediría el reembolso. Ya te cuento los resultados, dame sólo 1 minuto, porque antes preciso decirte algo importante.

Ah sí y la chica te preguntarás… La verdad es que cuando supe que tenía herpes se lo dije y ella inventó un pretexto para dejarme. Así de sencillo.

Al final no sé si fue ella que me contagió, pero de todos modos no la culpo (y si por casualidad estás ahí leyendo mi historia, te deseo que seas muy feliz).

Y ahora volvamos al tema…

Cómo empezó Vive Sin Herpes

A medida que fui leyendo el sitio de Fernando, me di cuenta de que se trataba de un respetado herborista.

Algunos días después de haber tenido su primera relación con su novia, Fernando notó que tenía manchas en los genitales que parecían erupciones de color rojo vivo, se rascaba constantemente porque le producían picazón, pero notó que cada vez se volvían más rojas y le ardían terriblemente.

Ambos fueron al médico y descubrieron que ¡tenían herpes genital!

El médico les recetó medicamentos antivirales, que resolvieron su problema de forma provisoria, pero periódicamente los brotes volvían.

Así es que, cansado de no tener una solución definitiva, Fernando empezó a investigar por cuenta propia para ver si podría existir alguna solución natural para el herpes que fuera definitiva.

Luego de 5 años de amplia investigación, Fernando logró desarrollar un tratamiento totalmente natural para curar el herpes, que podría anular literalmente los brotes recurrentes.

Siguieron algunos meses de aciertos y errores, hasta que logró curarse por completo, ¡y no sólo él, su novia también!

Luego de tanto tiempo de estudio, ya tenía varios cuadernos llenos de información, con la capacidad de hacer que cualquier persona pudiera eliminar el herpes de forma natural.

Se dio cuenta que su investigación podía serle útil a miles de personas que estuvieran en la misma situación que él había estado. Fue así que nació Vive Sin Herpes.

Te recomiendo que leas la historia completa de Fernando y sus investigaciones en su web oficial. Al final de la página te dejaré el enlace.

Mis resultados con este tratamiento

Para serte sincero, no tenía muchas esperanzas de curarme, pero para mi sorpresa Vive Sin Herpes fue la clave para mi cura definitiva.

La guía me quitó muchas dudas que tenía acerca del herpes y sobre cómo hacer para curarme de forma gradual.

Poco a poco fui sintiéndome mejor, los brotes fueron haciéndose cada vez más débiles y más espaciados, sin la necesidad de usar la pomada.

Los brotes desaparecieron
¡No podía creerlo: algunos meses después de haber comenzado el tratamiento, los brotes habían dejado de salirme!

Por supuesto que ahora me cuido mucho con todo lo que aprendí, estoy casado con una mujer maravillosa y tenemos un hijo lindo, ¡estoy verdaderamente muy feliz!

¿Qué encontrarás en esta guía?

Conoce vive sin herpes

Vive Sin Herpes

Ojalá pudieras sentir lo mismo que yo cuando conocí la historia de Fernando…

Me devolvió la esperanza y sentí que tenía frente a mí la solución a mi problema.

Pero lo que vi después fue lo que en verdad me convenció de que esto era lo que yo necesitaba para recuperar mi salud.

El sistema de Fernando es una combinación de tratamientos naturales con demostración científica, compilados en un completo programa efectivo.

Esto es una pequeña parte de lo que consigues con este método:

  • ¿Estás cansado(a) de sentirte enfermo(a)? Ahora podrás terminar con esta situación y aprender cómo vivir sin herpes para siempre, convirtiéndolo en sólo un mal recuerdo.
  • ¿Sabías que los medicamentos como el Aciclovir, Valtrex o Famvir, si bien eliminan temporalmente los síntomas del herpes, no funcionan a largo plazo? Entenderás el por qué.
  • Ahora podrás ahorrar dinero, porque los ingredientes utilizados en este tratamiento son baratos y no tendrás que gastar un montón en medicamentos que no funcionan a largo plazo.
  • Tu salud mejorará como un todo, porque el método es completamente natural.

Y eso no es todo:

  • ¿Cuándo fue la última vez que te sentiste 100% tranquilo(a) al relacionarte con tu pareja? Ahora volverás a compartir con tu pareja en total intimidad, sin miedo a que te rechace.
  • En el tiempo que te llevó leer hasta aquí, miles de personas se han contagiado de herpes en todo el mundo. A partir de ahora vivirás tranquilo(a), con la seguridad de que el herpes nunca más aparecerá en tu cuerpo.
  • Si eres mujer, probablemente estés preocupada con un posible embarazo. Este método te ayudará a eliminar los riesgos de contagio a tu bebé en tus futuros embarazos.

Como te dije, estas son sólo algunas de las cosas que consigues con esta guía, creo que tú mismo(a) debes descubrirlo y ver que todo esto es cierto.

¿Qué puede hacer por tí Vive Sin Herpes?

Piensa en esto por un momento »
Una mañana te despiertas, respiras profundamente y de pronto sientes una felicidad enorme al saber que nunca más tendrás brotes.

¡Ya no existe más herpes, la enfermedad se fue de tu vida!

Eso es lo que yo viví hace años y tú puedes ser la próxima persona en sentirte tan maravillosamente bien.

¿O qué? ¿Tú piensas que no mereces librarte de esta enfermedad y ser saludable otra vez? ¿Acaso crees que sólo los fármacos pueden “ayudarte”? PUES TE DIGO QUE NO… Te puedo asegurar que TÚ TAMBIÉN TIENES TODO EL DERECHO A RECUPERAR TU SALUD.

Puntos positivos y negativos de Vive Sin Herpes

Para empezar, quiero que conozcas los puntos positivos del programa de Fernando:

  • Aspectos Positivos

– Las instrucciones de Fernando Castro están escritas en un lenguaje claro, conciso y en términos sencillos.

– Lo mejor de todo es que el autor tiene credibilidad, pues es un investigador de la salud especializado en hierbas medicinales.

Es un método completamente natural, por lo que no tiene ningún tipo de efectos secundarios.

tratamiento natural del herpes

Tratamiento de la medicina natural

– Todo el contenido del manual está respaldado por las investigaciones del autor basadas en la medicina natural. Además, sus recomendaciones fueron todas probadas y funcionan.

– Este método utiliza ingredientes de bajo costo fáciles de encontrar en cualquier localidad.

– Como el producto es descargable, su entrega es hecha de forma inmediata después de efectuado el pago.

– Algo que me sorprendió fue que, al ordenar su libro, el autor entrega completamente gratis varias guías que complementan su método. Puedes conocerlas en la página oficial, al final de esta entrada encontrarás el enlace.

– Este otro punto también me llamó mucho la atención: el autor tiene su libro digital a la venta por medio de la empresa PayPal (*), que protege al comprador y ofrece una Garantía Total de Reembolso.

(*) PayPal es una de las compañías con mayor prestigio en el ramo de pagos por internet en todo el mundo.

  • Aspectos Negativos

Ahora bien, como un comprador responsable, tengo que decirte que también tiene ciertos puntos que considero negativos:

La guía ha sido creada en formato escrito, no tiene videos ni audios, por lo que la única forma de aplicar sus enseñanzas correctamente es leyéndola por completo. Si no te gusta leer, en un comienzo te parecerá un poco complicado adaptarte.

Sólo se puede obtener por internet. Por si aun no lo sabes, la guía está en formato PDF y sólo está disponible para descarga, pero se puede imprimir si lo deseas.

– Debes hacer tu parte. No creas que sólo tendrás que leer el manual: si no aplicas el método como es explicado por el autor, es mejor que no lo intentes. Deberás seguir sus orientaciones para tener buenos resultados.

– Debes ser perseverante. Este método no va a resolver tu problema de la noche a la mañana. Será necesario que perseveres hasta que hayas notado los primeros resultados.

  • Conclusión

Después de años usando fármacos para intentar curarme del herpes, este fue el único método natural que me dió un excelente resultado y de hecho resolvió mi problema de forma definitiva, por eso puedo recomendártelo con confianza.

Seguramente ya debes estar ansioso(a) por curarte del herpes y sólo puedo decirte algo muy cierto: no creo que haya otro sitio ni otra persona que pueda mostrarte mejor el camino para sanarte como Fernando Castro.

No he conocido otro lugar que me proporcionara un método natural tan efectivo para darle un fin a esta enfermedad.

Ya es momento de que vuelvas a recuperar tu salud.

Haz Click Aquí para ver cómo obtener el método natural que te ayudará a librarte del herpes.

P.D.1: Ve aquí la página oficial

P.D.2: El sistema de PayPal funciona las 24 horas del día, 7 días a la semana.

¿Te gustó este artículo? Ayúdame a divulgarlo, ¡gracias!